La educación, principio básico del bienestar social y del desarrollo de los países.

Image for post
Image for post
Educación y desarrollo social

El título de esta postal lo dice todo y apenas requiere explicación. Sin educación no se pueden construir sociedades prósperas. Es así de claro y definitivo. Sucede que en numerosas ocasiones el ámbito educativo queda subsumido en enredos ideológicos y políticos. Tengo aún vivo el recuerdo de la deriva educativa en España donde, por cierto, se sigue maltratando al sistema educativo en general. En 1970 se aprueba la Ley General de Educación, dando paso a la reforma en enseñanza primaria, bachillerato, etc. Sufrí todas esas reformas más la incertidumbre de una democracia que empezó a andar en 1975. La Educación General Básica, conocida como EGB, me pilló en 5º de Primaria. De repente, y sin avisar, nos encontramos con libros completamente diferentes tanto en contenido como en presentación, “fichas de trabajo”, carpetas para almacenarlas, etc. Ni los profesores se aclaraban. Un año después eliminan las fichas. Se dieron cuenta de que no servían para nada, nadie entendía el “modelo pedagógico” que se estaba implantando, ni los “recursos didácticos” puestos a nuestra disposición no de manera gratuita sino a alto coste económico para las familias. Acabada la EGB continué haciendo el Bachillerato, no el que había hasta el curso 1974–75, sino uno nuevo que dieron en llamar “Bachillerato Unificado y Polivalente”, el ´BUP`. Nos colgaron un año más de estudios, tres en total de Bachillerato, cursos más laxos. Tres cursos para salir del instituto menos preparados que las generaciones precedentes. En la universidad también se produjeron reformas: de estructura docente, de planes de estudio, etc. Y hoy día seguimos con reformas y más ajustes pedagógicos y didácticos. Cada gobierno quiere impulsa su reforma. Un desastre.

En este largo proceso de destrucción de los valores educativos, donde se privilegia la información sobre la formación, entre otras barbaridades diversas, se ha constatado los efectos terribles para el país: jovenes menos formados y preparados para el mercado laboral, relativismo moral y falta de madurez psíquica e intelectual entre otros males. Las consecuencias saltan a la vista en la propia gestión del país, la clase política, la deriva institucional, la zafiedad informativa, los malos modales imperantes, la mala educación, en suma.

Esta situación se da no solo en España sino en todo el mundo occidental. Europa es una verdadera ciénaga de mala praxis educativa. Y se sigue profundizando en lo vulgar y en la eliminación de toda referencia a fortalecer la enseñanza, la formación, la integridad intelectual de los alumnos. Ya no se potencian la disciplina, el esfuerzo personal, el fomento de la capacidad de superación de obstáculos. Los docentes perdieron la autoridad en el aula cargándose de derechos a los estudiantes y pocas obligaciones, por no hablar de la pérdida de autoridad de madres y padres con respecto a sus hijos...

Entonces ¿cómo se puede exigir que los políticos estén a la altura de las circunstancias que se dan en cada momento, ahora por ejemplo con la gestión de la crisis sanitaria provocada por la pandemia de Coronavirus? Es imposible. Políticos y gestores públicos son producto lamentable del “ambiente social”, “hijos de su tiempo” -como se decía antes. Este tiempo que estamos viviendo constituye, por así decirlo, el culmen en el proceso de degenación educativa e intelectual. Sucedió antes, recordemos la degradación del Imperio Romano. Tal vez cambien las políticas educativas hacia un sistema más lógico y que recupere los criterios clásicos de la enseñanza; pero a muy alto precio.

Written by

Transforma tu cuerpo entero en visión, hazte mirada. (Rûmi) | Email: jlnava.spain@gmail.com

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store